2020, el año de los coches eléctricos
16 julio, 2019

2020, el año de los coches eléctricos

Que el mundo de la automoción está cambiando es algo bastante obvio pues ya no son solo las empresas las que investigan sin parar sobre cómo fabricar el vehículo menos contaminante, que por ahora parece ser el vehículo eléctrico, sino que además es el usuario el que lo demanda por lo que las ventas de este tipo de coche, si no aparece nada mejor, parecen estar aseguradas este año y preparadas para un gran boom el próximo.

Y es que según la conocida revista El Motor, será 2020 el año en el que la democratización masiva de estos vehículos se haga patente y palpable en nuestra sociedad. Ahora bien, si queremos seguir por el camino del respeto al medioambiente y de las energías renovables habrá qué pensar cómo generaremos esa electricidad. Debemos tener en cuenta que si tenemos un vehículo eléctrico en casa e instalamos un poste de recarga, en el garaje por ejemplo, los expertos dicen que se doblará la potencia de luz contratada y si ese gasto energético se multiplica por cada vivienda individual o garaje de comunidad el gasto sería brutal.

Un país con las redes colapsadas

Del mismo modo, pensad en la llegada de la Semana Santa o de los típicos puentes que todos cogemos en el trabajo para hacer alguna que otra escapada. Todos acabaremos enchufando la batería del coche a la vez a la red eléctrica para cargarlo hasta los topes y esto es posible que colapse la red si no se actualiza debidamente ahora mismo. ¿Qué significa esto? Pues que si 2020 es el año de los coches eléctricos, el Estado tiene un año para adecuarse a las nuevas necesidades de la sociedad.

Para empezar, las empresas eléctricas tendrán que empezar a pensar en instalar puntos de carga rápida en gasolineras o puntos concretos de las principales ciudades, tal y como va a hacer Endesa, que ha anunciado la instalación de estos puntos en 5.000 gasolineras.

Los propietarios particulares que quieran contar con estos puntos en su vivienda deberían ir pensando en contratar ya los servicios de una empresa instaladora porque, en pocos meses, estarán colapsadas de trabajo. La empresa madrileña E-Recarga asegura que se prevé un aumento mayor al 70% en la demanda de sus servicios, por lo que ya cuentan con ampliar su plantilla para adaptarse al momento pero, aun así, recomiendan mover ficha lo antes posible para evitar el retraso en cualquier tipo de instalación.

¿Significa esto que estamos ante un cambio que podría ser perjudicial para nuestro sistema? En realidad es todo lo contrario. Este cambio en los motores de coches y motos obligará a los gobiernos a actuar mucho más rápidamente de lo que lo harían de no ser necesario con tanta urgencia. Los mejores planes pasan por la creación de plantas de placas fotovoltaicas que transformen la energía solar en electricidad, por lo que estaríamos obligando, en cierto modo, a nuestro país a pasarse a las renovables, sí o sí, del mismo modo en el que lo harán miles de familias particulares que viven en viviendas unifamiliares o en comunidades donde abogan por la inversión para instalar este tipo de sistema de autoconsumo de energía solar.

Si a todo esto le sumamos que precisamente ese mismo año, 2020, será el año en el que las marcas de vehículos empezarán a recibir multas millonarias si sus vehículos no cumplen la nueva normativa que regula el CO2, el cóctel con todos los ingredientes para el cambio está servido. Eso sí, parece que estas marcas tienen que ponerse las pilas porque a fecha de hoy, solo Tesla y Smart cumplen están por debajo del nivel máximo de CO2 permitido.

Cambios palpables

Todos estos cambios son palpables en todos los sentidos. No hace demasiado tiempo que se viene hablando de este tema pero siempre como algo que se ve lejano, algo que ha de hacerse pero en lo que aún se tiene tiempo. Pues bien, ese tiempo se ha agotado y ahora los cambios casi pueden rozarse con la punta de los dedos.

En Alemania, de hecho, ya han cambiado sus hábitos de compra de vehículos pues, hasta hace poco, eran las marcas alemanas las más vendidas, con lógica, en el país, pero hoy por hoy los compradores prefieren modelos extranjeros ¿Por qué? pues porque son otras marcas las que están a la cabeza en coches eléctricos, y no Volkswagen, aunque el vehículo más vendido por ahora sigue siendo el BMW i3, seguido muy de cerca por el Tesla Model 3.

Deja un comentario