Decoración de exteriores con elementos naturales
4 marzo, 2021

Decoración de exteriores con elementos naturales

Los espacios exteriores de los hogares suelen ser lugares de relajación en los que se disfruta del tiempo libre, ya sea una pequeña terraza, un amplio jardín o un espacio con piscina. En cualquier caso, estos espacios suelen ser un dolor de cabeza para los propietarios, pues no todos saben cómo darles una vida especial con la decoración.

El problema con los espacios exteriores es que como los elementos que se le coloquen estarán bajo múltiples cambios ambientales y de temperatura, por lo que hay que saber elegir el tipo de material para que este espacio tenga una personalidad propia que le permita al propietario, tener un lugar en el que desconectar. Cuando se trata de decoración de exteriores, una de las mejores opciones es hacerlo con elementos naturales, pues su composición natural les permite tener una larga vida útil estando a la intemperie y requiriendo de poco mantenimiento; un punto importante pues al estar fuera, la forma de limpiar el espacio que se haga, debe ser simple y cómoda de ejecutar.

Otro punto importante para decorar el espacio es entender que dependiendo del tipo de espacio, la decoración debe ser planteada de una forma diferente; pues no es lo mismo decorar un jardín con piscina a uno sin piscina, igual que las diferencias entre decorar una pequeña terraza, por ello es importante tomar en cuenta las dimensiones y la estructura propia del espacio para poder comenzar con el plan de decoración.

Decoración de terrazas

Por lo general las terrazas no suelen ser espacios muy amplios, por lo que lo primero que se debe tomar en cuenta es que cualquier cosa que se vaya a colocar, no puede quitar movilidad ni comodidad. Dependiendo de las dimensiones de la terraza se debe considerar si es inteligente colocar o no algún tipo de mobiliario o si por el contrario la decoración puede ser pequeña y simple.

Una forma de darle vida a las terrazas que tienen poco espacio es con plantas que sean resistentes a los diferentes cambios de temperatura y que no ocupen mucho espacio, una buena opción es crear o adquirir macetas que puedan ser ubicadas en la pared, de manera que no le quiten al propietario la comodidad para entrar y salir de la terraza.

Si se cuenta con una terraza amplia, se puede jugar con diferentes tipos de macetas que contengan plantas tal vez un poco más grandes. Sin embargo, es importante considerar que aunque se tenga más espacio, lo ideal no es sobrecargar el lugar, además hay que recordar que mientras más plantas -sobre todo si son de diferentes tipos- más cuidados hay que tener a la hora del riego, pues no todos los tipos de plantas necesitan la misma cantidad de agua ni con la misma frecuencia.

En terrazas amplias, lo ideal es contar con un mobiliario resistente y cómodo, sus dimensiones dependen del espacio con el que cuente la terraza, pues si es grande, pueden colocarse varias sillas, sofás o mesas, mientras que si se trata de una mediana tal vez con una pequeña mesa o un par de sillas sea suficiente, también debe tomarse en cuenta la protección de este tipo de mobiliario de exteriores, de lo cual hablaremos más adelante.

Decoración de Jardines (con o sin piscina)

Cuando hablamos de jardines, hablamos de espacios amplios y al aire libre, ideales para decorar con elementos naturales, pues por lo general, ya estos se encuentran dentro del diseño original. Ya sea que el jardín tenga o no piscina, la forma de decorar estos espacios no solo depende de las dimensiones del mismo, sino que también hay que pensar en la seguridad y el mantenimiento.

Si hablamos de un jardín que tiene piscina, lo primero que hay que pensar es en la seguridad, pues ya sea que esté llena o vacía, los accidentes ocurren y deben ser considerados, por lo que se recomienda tener una muy buena iluminación, además de contar con suelos que eviten resbalones, algunos pueden ser:

  • Pizarra: Es capaz de soportar de una forma formidable las condiciones a las que le somete la intemperie, nuestros amigos de Pizarras y Derivados nos comentan que este tipo de suelo es muy resistente a la humedad y al agua. De hecho, es impermeable, por lo que es perfecta para bordes de piscina y zonas húmedas. A su vez, no necesita de demasiado mantenimiento, por lo que es ideal no sólo para jardines, sino también para caminerías o zonas de paso para coches.
  • Madera: Otorga una sensación de naturalidad y confort, es uno de los materiales más buscados. Así mismo, permite la combinación con otros materiales sin perder su atractivo, no obstante, la desventaja de este tipo de suelos es que a pesar de ser un material muy resistente, requiere de un mantenimiento continuo para su conservación.
  • Ladrillo: Es un suelo que ofrece mucha versatilidad ya que no sólo cuenta con múltiples tonos, sino que su presentación tiene variedad de tamaños y su colocación puede adoptar infinidad de patrones diferentes.

Los suelos son una forma de incorporar elementos naturales a los exteriores, pues como mencionamos antes, estos -por línea general- cuentan con ellos, lo que hace que el ambiente se vea y se sienta mucho más natural y acogedor, sin embargo, estos tipos de suelo no se deben encasillar en su uso para espacios con piscina, pues en cualquier tipo de jardín, contar con caminerías puede ayudar a la prevención de accidentes, recordemos que la tierra mojada puede ser muy resbalosa y siempre es mejor ser precavidos.

En el caso de las paredes, una opción decorativa que ha tomado protagonismo los últimos años es revestirlas con elementos naturales, como la madera, la piedra natural, el ladrillo o con plantas como la enredadera. Esto le da una personalidad especial y no requiere de demasiado trabajo o demasiado gasto, pues lo ideal no es cubrir todo el espacio o todas las paredes, sino tomar una como punto focal y jugar con los patrones que el material nos permita, para evitar recargar la zona.

Mobiliario para exteriores

En relación al mobiliario de jardines o terrazas, lo ideal -como mencionamos en apartados anteriores- es que estos sean resistentes a la intemperie, por lo que los más recomendados suelen ser materiales naturales duraderos como la piedra, la madera, el ratán o mimbre, de los que hablaremos a continuación:

  • Marmol, granito y pizarra: Son tres de los materiales ideales para la elaboración de muebles de exterior, no solo le dan un toque retro o vintage a los espacios, sino que con el paso del tiempo se ven mucho mejor. Otra gran ventaja de este tipo de material es que requiere de un mantenimiento simple y sencillo, su mayor desventaja es que al ser de piedra maciza, son pesados y muy difíciles de mover, por lo que lo ideal es estar 100% de que es el lugar en el que se van a quedar a lo largo del tiempo.
  • Madera: Como mencionamos antes, es uno de los materiales más populares y tradicionales para exteriores, en el caso del mobiliario es necesario que sean tratados un par de veces al año con aceites o barnices para mantener su color, a su vez es importante que aunque sean resistentes a la intemperie, se esté atento a signos como el óxido de las bisagras o a la presencia de insectos como las termitas.
  • Ratán, Bambú o Mimbre: están hechos de fibras naturales obtenidas directamente de la planta, son flexibles y maleables, lo que tiene como resultado muebles cálidos y acogedores. Suelen ser livianos pero delicados, pues no son tan resistentes por lo que es recomendable que de ser utilizados, se coloquen en espacios cubiertos.

Por otro lado, también se puede mencionar en este punto materiales como el plástico, el hierro o el aluminio, estos son muy populares para los exteriores y tienen ventajas como la durabilidad, lo liviano y las miles de maneras de combinarlos con otros elementos, ya sean naturales o sintéticos.

En lo que se refiere al cuidado del mobiliario, la mejor recomendación es que estos se protejan ya sea ubicándolos en espacios cubiertos o con plástico para evitar el maltrato sobre todo en las temporadas con mucha lluvia, pues el maltrato constante hace que se requiera de más mantenimiento, mientras que si se toman medidas preventivas, el daño es mucho menor. Podemos pensar en el cuidado del mobiliario exterior como la medicina preventiva, pues se aplica el mismo principio, evitar llegar a males mayores.

Como podemos ver, decorar los exteriores con elementos naturales realzan la belleza propia de los espacios y los hace más agradable para la vista, por lo que lo más importante a la hora de definir el tipo de decoración que se quiere ya sea para una pequeña terraza o para un gran jardín, es tomar en cuenta la durabilidad, el espacio del que se dispone y aquellas cosas que os hagan sentir a gusto, tomando en cuenta la personalidad propia del espacio y lo que mejor se adapte a esta.

Deja una respuesta