El lujo de los hoteles boutique
6 septiembre, 2018

El lujo de los hoteles boutique

En una entrevista a Julio Iglesias realizada por Jordi Évole (mejor conocido como “El Follonero”), éste último hacía una pregunta a Julio Iglesias relacionada con el dinero, era una pregunta capciosa y lanzada con intención de hacer daño. La pregunta era si creía en la distribución de la riqueza, Julio Iglesias respondió a la pregunta con un directo nada vergonzoso: “mírame a la cara, soy rico, y creo en la distribución de la riqueza”.

La distribución de la riqueza es un concepto que muchas personas de izquierdas utilizan de manera excesiva, y se llenan la boca utilizando este concepto que no está nada claro. La distribución de la riqueza es el producto total generado por un país repartida entre los trabajadores y los empresarios.

Este índice mide la desigualdad que existe entre clases, o entre empresarios y trabajadores. Muchas personas se quejan de que esta desigualdad es excesiva, y que existe tanta desigualdad porque el gobierno protege a la clase alta para hacer contratos abusivos que están permitidos por Ley.

La realidad es que siempre ha habido una distribución de la riqueza pésima, y el sistema económico que se jactaba de una distribución de la riqueza justa y equitativa, el comunismo, acabó desapareciendo, dejando como una de las causad de muerte la desigualdad entre los dirigentes del partido comunista y los trabajadores.

La crisis provocada por la burbuja inmobiliaria no solo trajo penurias, sino que dejó tras de si un reguero de visionarios que vieron oportunidades para crear proyectos que acabaron teniendo éxito. El número de ricos ha aumentado, por lo que como se puede suponer, los servicios a los ricos a un aumentado.

Una de las corrientes que se ha creado durante los últimos años es la de los hoteles boutique, que por definición son hoteles de lujo cuyo objetivo es ofrecer una experiencia personalizada al huésped, en edificios históricos renovados con todas las comodidades, y con la premisa de ofrecer exclusividad.

Características de un hotel boutique

En primer lugar debe haber un número reducido de habitaciones. La cantidad de habitaciones oscila entre 20 y 150, y el motivo es porque en un hotel boutique no se busca la cantidad sino la calidad. La premisa de estos hoteles es ofrecer a los huéspedes un servicio personalizado y de primera calidad, y para ello no es posible trabajar con muchas habitaciones.

Espacio limitado para eventos. No deben superar el 10 o 15% de la demanda semanal. Sobre esa cifra, el hotel comienza a perder su personalidad, ya que se pierde el aire de exclusividad y tranquilidad que se busca. Recordemos que el hotel boutique quiere generar experiencias positivas que parten de la exclusividad y la atención personalizada, un hotel repleto de gente rompe esta experiencia.

Lobbies pequeños. A diferencia de los hoteles convencionales, las recepciones son de menor tamaño, así la experiencia de los huéspedes es mucho más íntima. Esto va en la línea del servicio personalizado, tener una larga cola de personas detrás esperando la cola no genera sensación de exclusividad, sino de ser un número más.

Atención personalizada. Es imposible ofrecer una servicio boutique sin ser cuidadoso en los detalles y en la atención. El staff del hotel cuida en todo momento de todos los detalles, desde la limpieza, a los servicios complementarios como puede ser gimnasio, piscina o servicio de habitaciones.

Conservación del patrimonio. Los hoteles boutique suelen establecerse en casas antiguas que han sido remodeladas para darles un nuevo uso, manteniendo una armonía arquitectónica con su entorno. Esto ayuda a generar el aire de exclusividad que se pretende buscar, además, se ayuda a conservar edificios históricos.

Se desarrolla considerablemente el sentido de la estética y de la vanguardia tecnológica. La mayoría de estos hoteles se caracteriza por su diseño ecléctico y por ofrecer servicios tecnológicos a sus clientes como wifi gratuito, sala para videoconferencias, ordenadores en algunas suites y espacios de trabajo

La ubicación no es relevante. Si un hotel boutique tiene todas las características mencionados anteriormente, a los huéspedes no les importará viajar unos kilómetros más para alojarse en ese lugar. Aunque para ser justos, muchos hoteles boutique presumen de su ubicación, lo que es un factor diferencial con respecto a otros hoteles.

Una cadena que dispone de verdaderas piezas de arte en forma de hoteles boutique es Mercer Hoteles, una cadena de hoteles de lujo en España, cuyos hoteles de 5 estrellas disponen de una céntrica ubicación en edificios singulares de interés patrimonial, reformados y decorados con un estilo impecable, y destacan por su servicio sobresaliente.

Deja un comentario