Externalizar la contratación de empleados ya es habitual entre los emprendedores madrileños para optimizar su tiempo
19 octubre, 2020

Externalizar la contratación de empleados ya es habitual entre los emprendedores madrileños para optimizar su tiempo

Gestionar todos los recursos con los que cuenta una empresa es algo realmente difícil de conseguir. Un emprendedor necesita encontrar una estrategia que combine de una manera eficiente sus recursos económicos, humanos y materiales para así conseguir el fin último de su actividad, que no es otro que el de obtener rentabilidad y conseguir perpetuar la vida del negocio. La verdad es que esta cuestión, en infinidad de ocasiones, no es tan fácil como parece y requiere de unos esfuerzos titánicos por parte de, sobre todo, las empresas que son más pequeñas y vulnerables.

En la Comunidad de Madrid son muchas las empresas de pequeño tamaño que necesitan elaborar esas estrategias conjuntas de las que hablamos con el fin de maximizar sus beneficios y plantar cara a todos los problemas que se han ido generando como consecuencia de la irrupción del coronavirus. Todas las personas que se encuentran al cargo de empresas y con las que solemos hablar nos comentan que lo más difícil es coordinar lo que tiene que ver con sus recursos humanos y que es en este punto donde más ayuda necesitan.

Uno de los problemas más comunes en las pequeñas empresas madrileñas es que están teniendo serios problemas a la hora de contratar con el perfil de empleado que necesitan. Estas entidades, que no suelen contar con ese apoyo de un tremendo departamento de recursos humanos, están empezando a contar con agencias o consultoras externas para que realicen esa selección, dejando tiempo al resto del personal de la empresa para la ejecución de las actividades propias de su sector. Esto es lo que nos han dicho recientemente los profesionales de Hijob.

Teniendo en cuenta que, como apunta una noticia que fue publicada en La Razón, España es un país de microempresas, ya podemos imaginarnos que la situación de la que hemos hablado no es solo propia de las empresas de la Comunidad de Madrid, sino que es bastante habitual en el resto del país. Y probablemente haya muchas similitudes con respecto a las empresas de la Unión Europea. La inmensa mayoría de las entidades con ánimo de lucro son pequeñas y es lógico que se tenga que ofrecer una ayuda a las empresas que, siendo de este tamaño, necesitan externalizar todo lo que tiene que ver con la contratación de personal para emplear ese tiempo en otros menesteres.

En la Comunidad de Madrid, como podréis observar en este artículo publicado en el portal web madrid.org, hay un total de 157.000 empresas, uno de los registros más altos de todo nuestro país (exceptuando, quizá, el que tiene que ver con Cataluña). De todo ese volumen empresarial, solo unas 700 superan los 250 trabajadores, algo que pone de manifiesto la enorme cantidad de pymes que hay en este país y su predominio con respecto a las grandes empresas. Y es que no cabe la menor duda de que este modelo de entidades debe ser tenido en cuenta a la hora de valorar su importancia en el conjunto de la economía nacional.

Hay que prestar más atención a los pequeños emprendedores 

Hay un error que entendemos que ha sido bastante habitual en España en los últimos tiempos. Y es que, a la hora de fomentar de alguna manera la economía nacional, siempre se ha apostado por ofrecer más ayudas a las empresas de gran tamaño, dejando de lado, en parte, a los pequeños emprendedores. Este es un error garrafal ya que, aunque sea solo en número, los pequeños apabullan a los grandes. Las pymes dan más trabajo que las grandes empresas y esto no siempre se ha visto claro por parte de los sucesivos gobiernos.

De hecho, muchos de los emprendedores con los que hemos charlado recientemente nos han comentado que han obtenido más ayudas por parte de otras empresas que de las administraciones públicas. Esta es una cuestión que habla muy bien de la solidaridad que existe entre las empresas de nuestro país, pero que deja en evidencia la falta de tacto y de compromiso que muchas veces caracteriza a la administración pública española. Es necesario que se corrija este último asunto a fin de que las pequeñas empresas puedan trabajar de una manera mucho más eficaz y segura.

Está claro que hay muchos aspectos en los que tenemos margen de mejora en España. El trato que le damos a nuestras propias empresas es uno de ellos y confiamos plenamente en que va a cambiar de cara a los años que están por venir. Esa sería la mejor de las noticias que le pueden dar a nuestras organizaciones empresariales en un momento que ha sido tan complicado para ellas. Y estamos convencidos de que esa noticia llegará. Ojalá que sea más pronto que tarde.

 

Deja una respuesta