El SOER 2020, la evaluación medioambiental más completa realizada en Europa
11 marzo, 2020

El SOER 2020, la evaluación medioambiental más completa realizada en Europa

El SOER 2020 constituye la evaluación medioambiental más completa realizada hasta el momento en Europa. Ofrece una visión clara del punto en el que se encuentra Europa con respecto al cumplimiento de los objetivos políticos para 2020 y 2030, así como de los objetivos y ambiciones a más largo plazo, para 2050, con relación al cambio a un futuro sostenible e hipocarbónico.

El informe SOER señala que Europa ya ha realizado avances significativos a lo largo de las dos últimas décadas en términos de mitigación del cambio climático al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. También destaca signos evidentes de avances en otros ámbitos como la reducción de la contaminación del agua y del aire, la introducción de políticas para reducir los residuos de plástico y para fomentar la adaptación al cambio climático y la economía circular, así como la bioeconomía. Por otra parte, la iniciativa financiera sostenible de la UE es la primera de este tipo que implica al sector financiero en el necesario cambio a un futuro sostenible.

Pese a estos logros, Europa no alcanzará un futuro sostenible, de prosperidad dentro de los límites del planeta, si continúa fomentando el crecimiento económico y buscando gestionar los impactos sociales y medioambientales. El informe insta a países, dirigentes y responsables políticos europeos a aprovechar la próxima década para ampliar y acelerar radicalmente las actuaciones con el fin de evitar daños irreversibles.

Las actuaciones políticas que está llevando a cabo Europa representan una base fundamental para el progreso futuro, pero no son suficientes. Es necesario abordar ciertos retos de otra manera y replantear sus inversiones.

Para poder lograr los objetivos europeos será necesaria una mejor aplicación y coordinación de las políticas actuales, así como el impulso de actuaciones políticas que generen un cambio en los sistemas clave de producción y consumo que sustentan nuestro estilo de vida moderno y tienen un importante impacto medioambiental, como la alimentación, la energía y la movilidad.

El informe también destaca la importancia del modo en que los gobiernos pueden permitir una transición a la sostenibilidad y la necesidad de abordar determinados aspectos de otro modo. Algunos de los ámbitos que requieren un cambio de planteamiento son la utilización de las innovaciones y las tecnologías existentes, la mejora de los procesos de producción, el fomento de la innovación y el desarrollo en aras de la sostenibilidad, y el impulso de cambios en los patrones de consumo y formas de vida.

Lograr ese cambio requerirá invertir en un futuro sostenible y dejar de utilizar fondos públicos para subvencionar actividades perjudiciales para el medio ambiente. Europa se beneficiará de un cambio de esta naturaleza en las prioridades de inversión, por las oportunidades económicas y sociales que puede abrir. Al mismo tiempo, resultará esencial tener en cuenta las preocupaciones de la sociedad y asegurarse un apoyo amplio a un cambio de estas características: una transición socialmente justa.

Un informe muy oportuno

El informe sobre la situación del medio ambiente es plenamente oportuno para darnos el impulso añadido que necesitamos al empezar un nuevo ciclo de cinco años en la Comisión Europea y prepararnos para presentar el Pacto Verde Europeo. En los próximos cinco años, pondremos en marcha una agenda realmente transformadora, desplegaremos nuevas tecnologías limpias, ayudaremos a la ciudadanía a adaptarse a nuevas oportunidades laborales y al cambio de las industrias, e introduciremos sistemas de movilidad más limpios y más eficaces, así como una agricultura y una alimentación más sostenibles. Si lo hacemos bien, los beneficios para Europea y su ciudadanía serán múltiples, y nuestra economía y nuestro planeta también nos lo agradecerán. Se trata de un desafío urgente de dimensiones mundiales, y una oportunidad única para Europa

«El medio ambiente de Europa se encuentra en un punto de inflexión. Tenemos una pequeña oportunidad en la próxima década de ampliar las medidas para proteger la naturaleza, atenuar las repercusiones del cambio climático y reducir radicalmente el consumo de los recursos naturales. Nuestra evaluación muestra que los cambios graduales han permitido realizar avances en algunos ámbitos, pero que no bastan para alcanzar nuestros objetivos fijados a largo plazo. Ya tenemos el conocimiento, las tecnologías y las herramientas que necesitamos para hacer sostenibles los sistemas clave de producción y de consumo, como la alimentación, la movilidad y la energía. Nuestra prosperidad y bienestar futuros dependen de esto y de nuestra capacidad para aprovechar la acción general de la sociedad para generar un cambio y crear un futuro mejor», afirma Hans Bruyninckx, director ejecutivo de la AEMA.

Por eso, Gadeslimp es todo un referente en buenas prácticas medioambientales. Por ejemplo, no dejan el grifo de agua abierto durante las operaciones de limpieza, cuando no es necesario, si hay servicios de jardinería, utilizan difusores en las mangueras. Reutilizan el agua, mantienen en buen estado el material utilizado para la limpieza y usan productos de limpieza eficaces.

Deja una respuesta