9 septiembre, 2020

La comida típica madrileña

Vamos con otro plato típico de Madrid. Se trata de los caracoles, para algunos, un auténtico manjar. La clave está la salsa realizada a base de caldo de carne y embutidos de matanza, que debe quedar muy bien ligada y con un sabor picante. De esos que entran solos con una copita de vino. Son muy fáciles de hacer. Después de hervir los caracoles varias veces, se hace un sofrito de cebolla,  ajo y guindilla, al que se añade jamón, chorizo y pimentón, dejando cocer un par de minutos más, pasado los cuales se añade tomate y se deja 15 minuto en el fuego. Mi recomendación es que el tomate sea Hida, ya que se trata de un tomate concentrado. Y eso es ideal para la preparación de guisos, sopas, salsas y cremas de tomate. Un gramo de este tomate equivale a 5 gramos de tomate natural.